SALUDO DE LA CANCILLER DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR EN LA APERTURA DEL EVENTO DE ALTO NIVEL DE PERSONALIDADES EMINENTES DEL SUR

Buenos días.

A nombre del pueblo ecuatoriano y de su Gobierno, les doy la más calidad bienvenida a los ponentes internacionales, las Ministras y Ministros de Estado, Cuerpo Diplomático acreditado en el Ecuador del G77 y China y las agencias de Naciones Unidas en el Ecuador.

Bienvenidos a Quito, nuestra capital, primer Patrimonio Cultural de la Humanidad. Esperamos que tengan un poco de tiempo para conocer Quito y la calidez de su gente.

Estos temas son claves para los países que conforman nuestro Grupo, el más grande e importante en el seno de las Naciones Unidas, que este año hemos tenido el privilegio de presidir. Nos corresponde seguir juntando esfuerzos para avanzar en una agenda de bienestar para nuestros países

Desde la Presidencia del G77 más China, hacemos un llamado para fortalecer nuestros lazos, en base a los valores de la equidad, la igualdad y la justicia social. Estos son valores fundamentales para construir un mundo multipolar, en el que las regiones cumplan un rol cada vez mayor.

Quiero agradecerles por estar hoy en este encuentro, en el cual vamos a discutir, desde la visión del Sur, lo que está ocurriendo en nuestro Planeta. Reflexionaremos sobre los conflictos geopolíticos y la importancia del diálogo para  fomentar la cultura de paz; la movilidad humana y la ciudadanía universal; los impactos del cambio climático; y, la justicia fiscal para erradicar la evasión y la elusión tributaria. Todos estos son ejes centrales y necesarios para vanzar hacia un Orden Global Multipolar.

Nos comprometemos a que los resultados de esta intensa jornada de reflexión se materialicen no solo en acciones, sino en un material de difusión que sirva de insumo sólido para la reflexión de otros actores de la sociedad civil y organizaciones sociales de nuestros países.

De esta manera, Ecuador quiere fortalecer la unidad, la cooperación y la solidaridad que caracteriza al G77 y China desde su momento fundacional.

Decimos con toda fuerza que el espíritu de la Carta de Argel, La Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos del 4 de julio 1976, tiene gran vigencia hoy en día, precisamente, cuando el planeta se debate frente a situaciones de extrema complejidad como son el cambio climático, la enorme desigualdad, o los riesgos de una confrontación
nuclear.

Por eso invocamos, como dice la Carta de Argel, al “Derecho a la existencia”, al derecho que tiene todo pueblo a que se reconozca su identidad nacional y cultural. El Derecho a la Autodeterminación Política, que implica de manera explícita el que no se permita ningún tipo de “injerencia exterior”.

Ese espíritu de la Carta de Argel, nos debe guiar siempre; pensando que han pasado décadas y debemos ser críticos para reconocer cuánto hemos avanzado, para poder actualizar nuestra visión y acciones a mediano plazo

  Derecho al desarrollo

Queremos que hablar del desarrollo no se convierta en un lugar común en los discursos internacionales. Es vital discutir nuevamente la noción de desarrollo a la luz del siglo XXI. El desarrollo debe ser asumido de una manera multidimensional. Comprender las nuevas formas de hacer política, de cómo se configura la opinión pública, las nuevas formas de participación ciudadana y, en consecuencia, las nuevas formas de hacer y vivir la democracia con mayor participación social.

En el caso ecuatoriano, concebimos el desarrollo sustentable en tres dimensiones: Derechos para Todos Durante Toda la Vida; una economía al servicio a la Sociedad; y Más sociedad con un mejor Estado. De esta manera el crecimiento económico continuo debe promover la inclusión social, a la vez que la protección del ambiente permite un desarrollo equilibrado entre seres humanos y naturaleza. Pero comprendemos que esto no lo podemos hacer solos, sino que se requiere de la integración de bloques regionales y del Sur Global.

Por un multilateralismo incluyente Los discursos y acciones a favor de un mundo multipolar van incrementándose a medida que los discursos aislacionistas, atentan contra la integración y promueven la acción unilateral. Queremos fortalecer el multilateralismo de manera efectiva, donde se reconozca las diferencias nacionales y las mismas sean el pivote para construir un tejido social entre naciones del Sur. Comprendemos que la pobreza no debe ser reducida a simples o complejas estadísticas, sino como hemos señalado, requerimos una visión multidimensional para abordar este problema y encontrar alternativas.

Es hora de que reflexionemos sobre la necesidad de la cooperación internacional para el desarrollo. El mundo no es el mismo de la década de los cincuenta o sesenta del siglo pasado. La cooperación para el desarrollo debe adaptarse y responder a los desafíos del nuevo siglo, donde no basta tener escalas, métricas pre establecidas para definir quienes reciben o no cooperación. Esa mirada es limitada. Ahora más que nunca, mientras aumenta la inequidad en el mundo, donde como lo indica el informe “Una economía para el 99%” de OXFAM: “ocho personas poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la humanidad”, se requiere una cooperación para el desarrollo en el siglo XXI. Este tipo de asimetrías son  ntolerables y debe llamarnos a la acción.

Por lo tanto, la cooperación Norte-Sur debe mantenerse, pero de acuerdo a los requerimientos que los pueblos del Sur tienen en una sociedad global. La cooperación internacional para el desarrollo debe superar los resquicios de las visiones asistencialistas, aternalistas. Debe convertirse seriamente en un instrumento ético para remediar los problemas de desigualdad estructural y sus causas subyacentes, como instrumento para el desarrollo.

  Agenda 2030

Desde este lugar, reafirmamos nuestra voluntad política en el complimiento de la Agenda 2030. Reconociendo los logros alcanzados, debemos comprometernos a implementar metas e indicadores integrales que incluyen la educación, el trabajo y la seguridad social, la salud, el acceso al agua y alimentación, el hábitat, la vivienda y el acceso a un ambiente sano.  Una visión integral y estructural para generar políticas públicas efectivas.

  Justicia fiscal

Desde la Presidencia del G77 y China, hemos insistido en priorizar el debate sobre todas las formas de elusión y evasión tributaria, que afecta el financiamiento para cumplir la Agenda 2030.

Consideramos que la existencia de paraísos fiscales no es ético, simplemente porque es una afrenta a los pobres como a las clases medias de nuestros pueblos. Cada centavo extraído de un país y puesto en esos paraísos fiscales, significa pérdida de oportunidades para miles, millones de ciudadanos en el mundo. ¿Cuántos de esos fondos provienen de actividades ilícitas?

La CEPAL ha recomendado insistentemente a los países latinoamericanos y caribeños, la necesidad de dedicar esfuerzos a mejorar la recaudación y los niveles de tributación para proteger esencialmente la posibilidad de financiar el desarrollo. Debemos llamar la atención sobre este punto, ya que si no logramos frenar la elusión y evasión fiscal, no será posible cumplir con la Agenda 2030. Pero esta no es solo una realidad de nuestra región. La OCDE estimó para el año 2015, entre $100 mil – $ 240 mil millones de dólares que se pierden únicamente por el impuesto a la renta corporativo que no se paga, a nivel global.

Según OXFAM, El dinero oculto en los llamados paraísos fiscales supone más que el PIB del Reino Unido y el de Alemania juntos. En total, más de 7,6 billones de dólares.

La CEPAL ha estimado que en 2015 los países de la región perdieron alrededor de 340.000 millones de dólares (6,7% del PIB) por la evasión de impuestos, lo que implica una pérdida de recursos que duplica con creces el valor total de los gastos de capital de los Gobiernos centrales de América Latina (alrededor de 150.000 millones de dólares en 2015).

Por ello, es una prioridad trabajar en una agenda conjunta por la Justicia Fiscal, vinculada a la agenda 2030 y a los temas sobre los que hoy estamos reflexionando. Ecuador, al igual que en otros países, se han conseguido significativos progresos en materia de recaudación tributaria. Sin embargo, si bien esto constituye un avance importante, no se logrará el éxito en el combate a la evasión y elusión tributaria y a los flujos financieros ilícitos a menos que haya una eficaz cooperación internacional en esta materia.

Los animo a discutir en esta jornada sobre estos temas. Como todos sabemos, el G77 ha demandado la constitución de un órgano intergubernamental en el marco de las Naciones Unidas, sobre cooperación tributaria.

  Transnacionales y derechos humanos

De la misma manera, impulsamos la iniciativa de creación de un instrumento jurídicamente vinculante sobre Empresas Transnacionales y Derechos Humanos. Debemos llenar el vacío jurídico existente, para prevenir violaciones de derechos humanos por parte de las transnacionales, al tiempo de terminar con la impunidad existente hasta ahora.

  Protección del ambiente

Queremos hoy abordar la crisis ecológica. Discutir cómo combatir los patrones insostenibles de producción y consumo, que afectan a nuestro planeta.

Debemos ubicar mayores acciones para proteger la naturaleza. Cumplir el Acuerdo de París en todas sus partes, es una necesidad. Sin duda es un gran avance, pero debemos fomentar el que todos los actores sociales se involucren de la mejor manera. Todos somos responsables en la lucha contra el cambio climático.

Tuvimos varios avances en la reciente Conferencia de los Estados Partes de Cambio Climático, la COP 23, realizada en Alemania, presidida por primera vez por un pequeño estado insular en desarrollo, Fiji, a quien extendemos nuestra felicitación. Los avances los logramos juntos, gracias al impulso del Grupo de los 77 más China.

Se acordó establecer la Plataforma de Pueblos Indígenas y Comunidades Locales, para que con legítima voz puedan ser partícipes dentro de los mecanismos bajo la Convención. Ellos tienen mucho que enseñarnos para proteger la biodiversidad y combatir el cambio climático.

Otros logros se refieren al financiamiento, pérdidas y daños, género, agricultura, capacitación y participación. En todo espacio defendimos claramente los principios de equidad y responsabilidades comunes pero diferenciadas. Creemos que todos estos son avances positivos, pero sin duda aún tenemos mucho trabajo por delante. Estos temas serán discutidos esta tarde.

  Movilidad humana

Quiero referirme brevemente al tema de Movilidad Humana, que abordaremos en pocos minutos. Es vital que profundicemos los debates y acciones a favor de la protección de los derechos de las personas en situación de movilidad.

Tenemos mucho que compartir, a partir de nuestra experiencia, al ser el país que acoge al mayor número de refugiados de la región, sin tener un solo campamento de refugiados.

Finalmente, quiero agradecer a nombre del Gobierno nacional por todo el apoyo recibido del Secretario Guterrez, a esta Presidencia del G77, y un agradecimiento especial a la Sra. Amina Mohammed, Secretaria General Adjunta de Naciones Unidas, por su presencia en este día, que será provechosa para motivar un diálogo más a fondo en beneficio de nuestros países.

Muchas gracias.

Fuente: Cancillería del Ecuador.

0

Nuestra conversación en redes

[custom-twitter-feeds showheader=false num=2]